12 ago. 2009

En tiempos de Web 2.0


Interactividad, multimedia, periodismo ciudadano, contenido generado por los usuarios, "usabilidad"....El argot de la web está repleto de nuevas palabras que se ponen de moda y que, muchas veces, terminan vacías de contenido. Pero cada una de ellas puede tener un contenido rico y variado, dependiendo de cómo las llevemos a la práctica.

Esta clase se trata de eso: de pensar los productos para la web y no desde otro medio. Antes pensábamos para la tele, para la radio, para la prensa, para la comunicación institucional, para la empresa... Ahora también podemos -y debemos pensar- contenidos inteligentes, amenos y, en muchos casos, didácticos, para la web. Y contamos con la ventaja de la experiencia en otras plataformas. El desafío está planteado pero lejos de ser superado: comunicar en la web en multiformato/multiplataformas.

Pensar para la web tiene sus reglas. El problema es que esas reglas se definen todos los días. Y también los datos cambian, no ya día a día, sino segundo a segundo.

Estos son los "últimos" datos sobre algunos temas:

2/3 de los internautas utilizan redes sociales (Nielsen, Global Faces & Networked Places, 2009)
Cada minuto se cargan 13 horas de video en You Tube.
412,3 años se necesitarían para ver todos los videos cargados en You Tube
100.000.000. Cantidad de videos que se ven cada día en You Tube.

13.000.000. Cantidad de artículos disponibles en
Wikipedia.
3,600,000,000. Cantidad de fotos archivadas en Flickr, a junio de 2009 (esto equivalente, aproximadamente a una foto cada dos personas que viven en este planeta)
382%. Tasa de crecimiento de Twitter entre enero y febrero de 2009.
18.700.000. Cantidad de veces que se vio el video "Yes We can" de Obama, en You Tube.

Mañana, en realidad ya en este momento, estos datos habrán evolucionado (generalmente multiplicando sus cifras exponencialmente)

La lista es interminable y, al menos, llama la atención. ¿Somos conscientes del poder de comunicación que tiene la web? ¿Estamos al tanto de los beneficios que puede acarrear el buen uso de estas miles de herramientas digitales? ¿Podemos decidir inteligentemente qué herramientas usar y cuáles se adaptan mejor a mi objetivo de comunicación y, sobro todo, a los principios ético de la disciplina que son los mismos que guían a los buenos comunicadores desde hace cientos de años?

Tenemos un semestre para discutirlo y debemos aprovecharlo para aprender, investigar, explorar, experimentar, equivocarnos y volver a intentarlo.

** Datos exraídos de la presentación sobre redes sociales de Martha Kagan (http://brandinfiltration.com)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores