16 ago. 2011

Suciedad digital

Las marcas, al menos las buenas -las que muchos recuerdan o desean- tienen una personalidad sólida que las identifica. Las personas también se identifican por sus personalidades en la vida cotidiana; desde hace un tiempo y cada vez más, las personas también tienen una personalidad online que no siempre es similar a la que muestran todos los días en la oficina, la familia o el trabajo. Entre las ventajas que nos trajo Internet está el hecho de que le permite a los comunicadores que aprovechan sus potencialidades, construirse una marca online. Con las ventajas casi siempre vienen desventajas y en este caso éstas últimas tienen que ver con la reputación. Lo que decimos, comentamos, colgamos en Internet, alimenta la imagen que otros tienen de nosotros. Esos otros no siempre nos conocen en la "vida real", pero igualmente se basan en lo que decimos y hacemos en la web para construirse una imagen virtual -pero que parece muy real.

Entre esos otros están los empleadores, que cada vez más recurren a la web y en particular a la redes sociales para conocer mejor al postulante de un trabajo. Hoy hablamos de esto en clase y hace un rato se me cruzó esta infografía que publicó la revista The Atlantic: "How Employers Use Social Media to Hire and Fire". (cliquear en la infografía para verla completa)


Una nueva ley aprobada en Estados Unidos permite que las empresas compilen información para otras compañías que luego la usarán a la hora de contratar persona. "La suciedad digital (digital dirt en el texto original) es una de las cinco razones más importantes para no contratar a una persona.

Algunos datos que derivan de una encuesta realizada entre empleadores por la empresa CareerBuilder, indican que el 45% de ellos usan las redes sociales para monitorear lo que dicen potenciales empleados (o lo que dicen de ellos). Más de la mitad admitió haber encontrado datos negativos sobre las personas acerca de las que investigaron: consumo de drogas o alcohol (44%), críticas desmedidas a anteriores empleadores o compañeros de trabajo (35%) o simplemente evidencias de habilidades comunicativas muy pobres (29%). Por más datos, lean la nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores