21 oct. 2009

Banda ancha y derechos humanos


En Finlandia el acceso a banda ancha es un derecho ciudadano del que todos pueden y deben gozar; según una ley que regirá desde julio próximo, cada finlandés tendrá el derecho a utilizar una conexión de banda ancha de 1 MB. Finlandia será el primer país en asegurar por ley el acceso a una navegación rápida en Internet. El objetivo es que este sea un paso intermedio para llegar a los 100 Mb en 2015.

En estos días se dio a conocer el estudio del Berkman Center sobre políticas de Internet y banda ancha, en el que se analizan las diferentes formas que se utilizan en distintos países para estimular la conectividad, tanto en las casas como en los celulares. Este interés se debe a un hecho que ya no se discute: el acceso a banda ancha es una pieza clave de infraestructura y una condición fundamental para muchos nuevos trabajos y oportunidades. El informe del Centro Berkman, de Harvard, señala que la apertura en materia de políticas en torno a la banda ancha, ha llevado a que otras naciones industrializadas desarrollaran mercados más competitivos.

"Los precios más bajos y las conexiones más rápidas son casi siempre ofrecidas por firmas en mercados en los que, además de una compañía teléfonica y una de cable oficiales, también existen competidores que lograron entrar a ese mercado y construir su presencia a través de facilidad de uso abierto", señala el estudio. Estas condiciones no son las que predominan en el mercado estadounidense y de ahí el rezago de este país que, menos de una década atrás iba primero en materia de Internet y banda ancha. Evidentemente, tampoco son las que predominan en Uruguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores